"Construye el mundo que quieres desde ti"

Carpe Diem


Vive el momento. El pasado ya no existe, el futuro no ha llegado, solo tienes el momento presente. El tiempo huye. Carpe Diem... Refranes, máximas, citas, incluso el espejo cada mañana nos recuerda el paso del tiempo y todo lo que tenemos y queremos hacer para aprovecharlo.

Estamos deseando que lleguen las vacaciones, el fin de semana, los días de fiesta para hacer todo aquello que en el transcurrir cotidiano de las horas no podemos. El tiempo dedicado al ocio y las vacaciones son una conquista reciente; obreros, artesanos, campesinos, trabajadores en las fábricas no disponían de un tiempo de disfrute, de contemplar, de no hacer nada, del que sí gozaban las clases privilegiadas; la pereza no estaba permitida y en las ciudades el día se mezclaba con la noche realizando una tarea tras otra. Apenas sí se tenía tiempo para nada, y, sin embargo, tiempo era lo necesario para contemplar las estrellas y llegar a predecir sus movimientos, tiempo era lo necesario para conocer los ciclos de la naturaleza y saber cuándo sembrar y cuándo cosechar, tiempo necesitaban los marinos para leer en el horizonte la tormenta en alta mar, tiempo es lo que se necesita para crear una obra madura y genial. Tiempo.

La necesidad de trabajar y producir para ganar cuanto más dinero mejor, ha sido un imperativo que muchas personas aplicaban en su vida, llegando incluso a convertirse en adictas al trabajo. Otras muchas personas no se sienten útiles si no hacen cosas continuamente.  Con la incorporación reciente a nuestra sociedad de filosofías orientales, estilos de vida centrados en lo lento y sencillo, la vuelta a los entornos rurales y la recuperación de oficios antiguos con tecnología nueva o las técnicas que ayudan a la gestión y organización del tiempo, parece que empezamos a ser conscientes de lo verdaderamente importante que es.

Y, sin embargo, también existe un reverso de la moneda, en el que se entiende el Carpe Diem ("Cosecha el día") como la excusa perfecta para no hacer nada y vivir literalmente como si se fuera a morir mañana, solo que mañana llega y nos encontramos las manos vacías porque no hemos construido nada; hay quien se aburre y necesita continuamente del entretenimiento banal para "matar el tiempo" en espera de... ¿de qué?

Al contrario de lo expuesto arriba, la filosofía del Carpe Diem se fundamenta en sacar el máximo jugo de la vida, en la concentración plena, en prestar atención a lo que se está viviendo en cada momento, en no dejar para mañana lo que puede hacerse hoy con su correspondiente aprendizaje.  La distracción sin sentido, la preocupación por lo pasado o la ansiedad por lo que sucederá no tienen
cabida en esta forma de entender la vida.
Ser consciente del propio tiempo. Disfrutar, trabajar, aprender, descansar, contemplar... todo eso es la vida. Los grandes momentos y los pequeños, en toda su plenitud. Saborear un café lentamente, levantarte media hora antes para contemplar el amanecer, respirar el aroma de la tierra tras la lluvia, reír con amigos, leer ese libro que lleva meses en la mesilla esperando a que lo abras, celebrar todo lo bueno que tienes... y trabajar día a día por el gran sueño de tu vida. Construir el futuro desde el presente. Vivir cada instante antes de que se escape.
Todo disfrute y aprendizaje cabe en un día.

Por si os apetece leerlo, os dejo el poema de Walt Whitman,"Carpe Diem", que, creo, es de los que mejor reflejan esta máxima clásica.
Cuéntame qué te parece en liberapsi@gmail.com


"No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber alimentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo
extraordinario.
No dejes de creer que las palabras
y las poesías, sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y es oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos enseña,
nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa
y tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque sólo en sueños puede ser libre el Hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes, huye...
"Emito mis alaridos por los tejados
de este mundo",dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples,
se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas.
No traiciones tus creencias
porque no podemos remar en contra de nosotros mismos:
eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente, sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron,
de nuestros "Poetas Muertos",
te ayudan a caminar por la vida.
La sociedad de hoy somos nosotros:
los "Poetas Vivos".
No permitas que la vida te pase a ti
sin que la vivas ..."