"Construye el mundo que quieres desde ti"

Érase una vez

                                                     
          Sandra Delgado "Historias alrededor de una hoguera"

Érase una vez... Cuántas veces habremos escuchado ese comienzo mágico, llenos de expectación y nervios, subidos en la alfombra voladora de la imaginación.
Esas tres palabras eran el preámbulo de un viaje maravilloso, anticipaban la aventura y el misterio de las historias que vendrían a continuación, y creaban la atmósfera propicia para el hechizo.
Érase una vez... Cuando ahora seguimos pronunciando esas palabras para los niños de nuestras vidas nos damos cuenta que el conjuro sigue funcionando, el efecto que provocan es el mismo que cuando nosotros lo escuchábamos siendo niños, todas y cada una de las veces. Esas historias contadas a viva voz, con luz tenue y sentados en círculo como brujos revelando secretos antiguos remueven lo más ancestral que llevamos dentro y generan un movimiento interno que jamás se logrará conseguir de otra manera, quizá, más adelante, con la lectura. Si pensamos que este es el gran secreto, el primer gran rito de iniciación por el que pasamos quienes amamos profundamente los libros y las historias, y todo lo que de bueno ha supuesto en nuestro desarrollo como personas, querremos que nuestros niños vivan la gran aventura de las historias que nos hacen viajar por otros mundos, conocer otras vidas y ser capaces de imaginar que hay mucho más que lo que simplemente nos rodea a diario.
Sin duda, los padres habréis reparado en el hecho de que vuestros hijos prefieren que le contéis una y otra vez el mismo cuento (sin variar absolutamente nada de la historia) Pese a lo agotador que esto pueda ser, según un estudio de la Universidad de Sussex dirigido por la psicóloga Jessica Horst, la repetición del mismo cuento, mejora la capacidad de aprendizaje del niño porque el vocabulario se adquiere con más facilidad y rapidez que a través de historias diferentes.
El hecho que plantean los expertos es, que cada vez que el niño escucha la misma historia, está adquiriendo información nueva respecto a la vez anterior, se relacionan conceptos y se refuerza la memoria. Es un proceso que abarca diversas etapas. La primera vez que escuchan un cuento o ven una película, comprenden la historia, mientras que en las repeticiones siguientes van adquiriendo más detalles de la misma que les pasaron inadvertidos (p.ejem: descripciones de personajes, situaciones cómicas, etc.).

Recupera la magia del contador de historias y lleva a los pequeños a través de un camino que nunca olvidarán seguir. Elige un cuento, crea la atmósfera adecuada, súbete a la alfombra voladora... y haz soñar...